Veintinueve Días en Cuba

IMG_3581Cuba, como me dijeron muchos cubanos con los cuales conversé, no es el paraíso, pero tampoco es el infierno. Es un país de contrastes y, tal vez, contradicciones. Mientras que es un país muy pobre económicamente, en la política es muy rico. Cuba tiene un pueblo dispuesto a, en cualquier momento, coger armas para defender con la propia sangre su patria, no por una obligación militar, pero porque entienden y forman parte de la Revolución Cubana.

Hace algunos años que yo tenía en mente la fija idea de conocer Cuba, más precisamente, desde el verano de 2009, cuando supo de la existencia de las Brigadas de Solidaridad a Cuba. Y fue justamente como brigadista de la XX Brigada Sudamericana de Solidaridad a Cuba que llegué al Aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana, en el día 19 de enero de 2013. La Brigada quedó acogida en el Campamento Internacional Julio Antonio Mella, en el municipio de Caimito, y duró hasta el día 03 de febrero. En ese periodo asistimos conferencias, sobre la economía y la comunicación en Cuba, por ejemplo; conocemos lugares importantes de la Revolución, como el sitio del asalto al Tren Blindado; trabajamos en la agricultura, ya que el trabajo voluntario es una de las propuestas de las Brigadas; y participamos de la Tercera Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo, que contó con la presencia de importantes intelectuales como Ignácio Ramonet y Frei Betto.

IMG_5296El periodo después de la Brigada, de 04 a 16 de febrero, fue mucho más intenso, y fue cuando yo me sentí realmente inmersa en la realidad cubana. En ese periodo, ya en el día 04, yo, mi novio Alexandre y tres amigos más, Rolf, Brenda y Marília, comenzamos un viaje para atravesar Cuba de coche. La idea inicial era hacer todo un día de viaje hasta Santiago de Cuba, donde quedaríamos por dos días y después volveríamos en más un día de viaje, pero los planes fueron cambiando y acabamos conociendo cinco ciudades en el camino entre La Habana y Santiago: Las Tunas, Santiago de Cuba, Siboney, Ciego de Ávila y Cienfuegos. Sólo esa experiencia ya fue increíble, de aquí a 40 años voy a poder contar para mis nietos sobre la vez en que atravesamos Cuba en un micro-coche, pero el más importante fue lo que vimos, oímos, las personas que conocemos por el camino, eso sí me hizo sentir Cuba.

Tras cuatro días, ya de vuelta a La Habana, el tono del viaje cambió nuevamente, pasaríamos allí siete de los ocho días de viaje restantes. En esos días yo quería conocer la ciudad y los puntos turísticos, o políticos, sí; pero también quería vivir la vida  de La Habana: comer donde los cubanos comen, tener la diversión de los cubanos. En ese quesito creo que no tuve mucho éxito, conseguí hacer algunas cosas que ellos hacen, y comer en algunos lugares donde ellos comen, pero de una forma general no conseguí insertarme en el contexto social, mucho porque no encontré en ellos apertura para eso. A propósito, ese es uno de los grandes contrastes que noté, todo lo que las personas tienen de abiertas y receptivas por el interior, las de la capital tienen de cerradas y, ciertas veces, groseras. Pero, aun así, conocemos personas increíbles, que nos ayudaron a conocer un poco más de la historia y de la actualidad de su país.

IMG_5497Mismo con muchas cosas por hacer y conocer en La Habana, aún conseguimos tiempo, y, de cierta forma, teníamos la obligación de conseguir tiempo para eso, para conocer Playa Girón, donde el imperialismo Ianque sufrió su primera derrota en América Latina, al intentar invadir Cuba en 1961. Fue un viaje corto, de un día, fuimos por la mañana y volvemos al atardecer, pero muy productiva. Cuando estábamos casi llegando paramos para pedir información para una señora que estaba en el borde de la carretera, ella indicó el camino y preguntó si podríamos la llevar, ya que estaba yendo para el mismo lado. Llevamos, claro. Y, por fin, con toda la conversación que tuvimos con ella, quien salió ganando fuimos nosotros. En Cuba hacer dedo es muy común, los bordes de las carreteras están siempre llenos de personas haciendo eso. Ya en Playa Girón, conocemos el museo de la Batalla y aún dio tiempo de aprovechar la playa, que es muy linda.

El día 16 fue de hacer las maletas, de ir por la última vez (en ese viaje, claro) al “Loco Loco”, restaurante donde fuimos casi todos los días que estuvimos en La Habana, de despedirnos de nuestros anfitriones, Letícia y Girardo, (quedamos en casas de familia todo el tiempo que quedamos en Cuba tras las Brigadas), de volver para el Aeropuerto Internacional José Martí, con la tristeza de dejar Cuba y el deseo de volver en breve, y la felicidad de volver para casa. En Cuba, ellos no carimbam el pasaporte de quien llega y sale del país porque países como los Estados Unidos dificultan más el visto e imponen multas para quién tenga ese carimbo. Quien quiera ese registro tiene que solicitar en el momento en que pasa por la inmigración. En la llegada yo no me acordé de pedir el carimbo, y lamenté eso por todo el viaje. Pero en la hora de irme yo acordé, y conseguí el recuerdo de Cuba que yo más quería: mi pasaporte carimbado por la inmigración cubana.

Anúncios
Esse post foi publicado em Cuba, Viagem e marcado , , , , , , , , . Guardar link permanente.

2 respostas para Veintinueve Días en Cuba

  1. isabel disse:

    En esta noche de soledad como , tantas otras me emociona tu mensaje y yo tambien me viene todos los momentos de la hermosa experiencia vivida con el pueblo Cubano una realidad como voz bien decis , al recordar alas mujeres Cubanas con esa fortaleza de lucha q no bajan los brasos siguen adelante me fortalece saber que se puede seguir adelante un pais con tantas dificultades economicas por el bloqueo pero para ellos es seguir con sus principios e ideales presentes aferrados y unidos jamas seran vencidos .Lo q ami me sorprendio totalmente su cultura desde el nino hasta las personas mas mayores tuve la opotunidad de hablar en varadero con ex combatiente del pueblo Cubano una tarde me sorprendia su experiencia lo conoci por medio de un vanero de la playa por q yo buscaba una agenda para mi nieta q me habia pedido mi nieta tiene 9 anitos del Che Guevara y el al otro dia me trajo una agenda echa por El y me regalo para q le triga mi nieta con una foto del Che y unos recortes de un diario con El Che y su companero Cien Fuego y en este momento q estoy pasando de deprecion me hicistes recordar tantas cosas buenas y lindas como ir alas tareas agricolas ir a ayudar a lavar las bandejas del comedor estar con intelectuales como Adolfo Esquivel y tantos otros compartir la noche de las Antorchas q experiencia hermosa a mis 46 anos y tengo q estar con esta deprecion no puedece seR q yo soy una luchadora mas me caiga asi tengo q salir adelante gracias por tu correo y por hacerme recordar todo lo vivido en Cuba te mando un fuerte abraso !!

  2. Elizabeth Garcia Perez disse:

    Soy una cubana que se encuentra en el exterior, y en este momento, tenho los Ojós llenos de lagrimas porque me fue imposible communicarme com MIS familiares, es muy caro llamar aCuba y las tarjetas de telefonia públicos se descarga solas y apenas puede oir la voz de MIS viejos y mi hija que desde hace dos dias esperam mi llamada, y al leer SUS experiencias en Cuba , el. corazón me late muy fuerte al saber que existem personas que conocen de cerca la realidade. de un pais que no descansa por seguir adelante y que reconocen las virtude del pueblo cubano y especialmente de SUS mulheres, me considero un ejemplo de ellas pues estou cumpliendo mision en un pais de America Latina como medico y vivo orgullosa de ser cubana 100%. Viva la Revolucion Cubana!!! Vivan eternamente SUS lideres!!!!!!

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s